Camino de 45 años_2

 

Tengo la impresión de que estoy llegando a la mitad de mi vida “así Dios me salve”, que justo este 15 de mayo termino un proceso que inició con mi nacimiento y durante el cual llegué a la mitad de un camino que como el de cualquier persona, es de topografía irregular, lo mismo placentero que incómodo, lo mismo seguro que peligroso, pero que me permitió ir llenando mis alforjas con todo aquello que preciso para continuar el viaje otros 45 años mas.

Con todo y mis numerosas similitudes con millones de personas, aprendí que soy un ser único, irrepetible, que en mi se concentran poderes insospechados de creer y crear, de emprender y comprender, de cantar y contar, de hacer y de ser.

Me quedan 45 años por delante y de todo el camino, solo se vislumbra lo único que es verdaderamente tangible, el hoy, el ahora. No obstante, se lo que quiero para el futuro y lucharé por que así sea.

El mundo es una fruta jugosa y en la senda recorrida, aprendí como sacarle jugo.
El amor es el motor y a partir de ahora, no quiero andar sin el ni un tramo del camino.

Ávido de conocimiento, espero ver maravillas que me sorprendan.
Ávido de crecer, estoy preparado para trabajar duro por mis sueños.

Aprovechando la experiencia y formación acumulada, se atisba un camino repleto de creatividad, de mucha música, música buena y de calidad, pero sobre todo, música hecha con amor.

Espero el ineluctable destino y sus fatalidades, como aquellas ocurridas en esta primera mitad de la vida, pero el recuerdo imborrable de quienes se quedan en el camino, me nutre de inspiración y fortaleza. Así que en este día, también recuerdo a mi Padre y todos los seres amados que he perdido.

Hoy es un día de triunfo, por que estoy vivo, por que aún tengo luz en la mirada, por las pruebas superadas, por que amo y me aman, por que el dolor enseña pero no derrota, por que tengo fe, por que tengo la fortuna de amar mi profesión.

Ahora vienen los mejores años de mi vida, los años de la cosecha y el triunfo, los años de pasar a la inmortalidad, los años de gritarle al mundo quien soy y lo que hago, los años de preparar mi legado, mis próximos 45.

Alejandro F. Segovia.