10 consejos para ahorrar dinero en el estudio de grabación.

Si ya estás habituado al trabajo en estudio, estos consejos quizá no te aporten nada nuevo, pero si estás comenzando en el mundo de la producción musical, estos consejos te pueden ahorrar buen dinero a la hora de crear tu primer álbum.

La grabación de un álbum es una experiencia única y cada canción de cada álbum es una historia diferente y en muchas ocasiones inolvidable. Lo mejor que podría pasarte es que ese recuerdo no sea una experiencia amarga y de pérdidas económicas.

Por lo general, todo comienza por asignar un presupuesto a la producción, así que solo debemos saber como aprovechar al máximo este presupuesto.

1.- Ensaya bien todo el material del álbum, antes de empezar a grabar.
Un álbum es también el material que representa tu trabajo durante una buena temporada y llegar al estudio con todo claro y debidamente ensayado, te dará no solo tranquilidad, también tendrás mas control sobre las horas que dedicas a cada uno de los procesos del proyecto.

2.- Realiza maquetas de todos los temas antes de la grabación definitiva.
Con los recursos técnicos a tu alcance o bien, en el estudio personal de tu arreglista y aunque suene contradictorio a este listado, es importante que tengas pregrabado todo el álbum aunque sea con instrumentos virtuales, pues al escuchar los temas de esta forma, puedes realizar cambios si son necesarios y ganar tiempo, pues cualquier cambio en la grabación final te resultará mucho mas caro. No es cuestión de gastar mas, es cuestión de invertir bien.

3.- En el estudio, contrata horas hábiles en paquete y evita en la medida de lo posible trabajar de noche.
Pactar por adelantado las horas requeridas y acordar el mejor precio por ese paquete, es una buena forma de comprometer al estudio y a tu equipo, para realizar un trabajo mejor organizado y con mejores resultados. No se trata de contratar pocas horas, se trata de optimizar el tiempo contratado.
Si tu presupuesto te permite contratar mas de 80 horas de grabación, generas menos presión y los resultados son de mayor calidad, simplemente por el hecho de no generar tensión que pase por alto errores y se tenga mas cuidado en aspectos fundamentales como grabación de voces y mezcla.
Aunque hay personas que dicen trabajar mejor de noche, si estás pagando por las horas de estudio la noche es un arma de doble filo. Tienes la sensación de estar mas relajado y que el tiempo pasa mas lento, pero es fácil perder el tiempo por ese mismo espejismo.

4.- Sonoriza la batería para todos los temas que la requieran.
Esto es así de simple. Si tomamos en cuenta que sonorizar una batería puede llevarte de dos a tres horas, lo lógico es hacerlo una vez y grabar todos los temas que requieran esa batería. Es algo obvio pero en ocasiones algo tan simple puede pasar por alto.

5.- Organiza el flujo de trabajo de forma escalonada y de ser posible, no te salgas del programa.
Lleva una minuciosa agenda de trabajo, con horarios que aunque se modifiquen, se asuma como compromiso por parte de todos los miembros de la producción.
Anticipa lo mas posible los tiempos de cada tarea empezando por las composiciones, la selección de material, hasta llegar a la mezcla y el master final.

6.- El personal que contrates para la grabación no son tus amigos, son tus empleados.
Hay que tener claro que aunque tengas muchos amigos que quisieras invitar a grabar en tu álbum, el criterio de selección deberá ser muy estricto. La calidad y eficacia de un músico al momento de grabar es determinante para tu presupuesto.
Una buena forma de no mezclar amistad con trabajo en estudio, es delegar la responsabilidad a tu productor, para que reclute, dirija y pague a los elementos invitados a tu álbum. Aunque disfrutes mucho tocar con tus amigos, el estudio es un recinto de trabajo y el tiempo es sagrado.

7.- Al grabar voces o instrumentos solistas, si un tema da muchos problemas, suspende la grabación y pasa a otro tema, pero retoma el tema al día siguiente o después de un descanso.
Por lo general, esta es una decisión que recae en el productor y es muy posible que sea al artista principal a quien se le aplique esta norma. En ocasiones, el artista puede incluso sentirse ofendido de momento, pero pronto se dará cuenta que es lo mejor para no perder valiosas horas intentando grabar un pasaje que requiere mas ensayo fuera del estudio.

8.- Mantén el estudio como área privada, evitando las visitas no autorizadas.
Esto también puede parecer una obviedad ya que por defecto los estudios impiden el acceso, pero las visitas pueden distraer al equipo, incluso sin proponérselo. Desde luego hay excepciones y puede que alguien que te interese asista a tu grabación, así que apóyate en tu productor para aplicar este consejo si recibes visitas inesperadas.

9.- Acuerda con el ingeniero las horas mas convenientes para mezcla y si no es absolutamente necesario que estés ahí, déjale trabajar solo.
Aquí es donde resulta fundamental la decisión de dónde grabar, ya que si tienes confianza en el trabajo del ingeniero, el dejarle trabajar las mezclas y luego escuchar todo terminado para hacer observaciones, te puede ahorrar buen dinero.

10.- Escucha fuera del estudio y en diferentes sistemas las mezclas de tu producción.
Antes de dar tu opinión sobre las mezclas, pide una copia y escucha con cuidado en distintos equipos y si algo que no te gusta se vuelve constante en todos los sistemas o si uno de ellos se escucha especialmente mal, ya tendrás elementos mas certeros para volver al estudio.

NOTA:
Ten en cuenta que el trabajo final de master, es lo que dará la sonoridad definitiva a tu álbum, por lo que no te preocupes demasiado si tus mezclas no suenan como tu disco favorito, eso vendrá con el master final.

¿Tienes algún otro consejo para ahorrar dinero en el estudio?..
Por favor deja un comentario.